hacĂ­a un solazo

el aire era amarillo